Valores

Enrollarse el pelo. Malos hábitos de los niños


Suele ser un hábito casi exclusivo de las niñas, como también de muchas mujeres adultas, debido a que la mayoría lleva el pelo más largo que los varones. Jugar con un mechón de pelo cuando se sienten avergonzadas o tímidas, les da tranquilidad y seguridad, y les ayuda a liberar tensiones.

El hecho de tocar, jugar y enrollar el pelo con los dedos no indica que el niño o la niña haya adquirido una mala y nociva costumbre. El tener este comportamiento no significa que tu hijo tenga problemas de inseguridad o de aburrimiento. El problema sí existirá si tu hijo empieza a sacarse pelos e incluso mechones enteros de la cabeza. En este caso tu hijo estaría auto agrediéndose, lo que indicaría que él esta teniendo problemas y que necesita de la ayuda de un psicólogo.

Si los padres se ponen nerviosos y se muestran intolerantes frente a que su hijo se enrolle el pelo, no estarán ayudando al niño. Lo más aconsejable es evitar darle importancia al tema. Deben considerar que se trata de hábito o una costumbre pasajeros y que con el tiempo les pasará. Solo deben intervenir si, como hemos dicho anteriormente, el niño empieza a quitarse pelo, a morderlo o incluso comerlo.

Jugar con un mechón del pelo es un gesto muy común, especialmente en las niñas. Cuando se nota que este hábito es muy insistente, los padres pueden aconsejar a su hija que lleve el pelo recogido en una coleta o más corto.

Pero, por lo demás, no hay de qué preocuparse. Hay costumbre que sí pueden hacer mucho daño a los niños como hurgarse la nariz, chuparse los dedos o comerse las uñas.

Puedes leer más artículos similares a Enrollarse el pelo. Malos hábitos de los niños, en la categoría de Conducta en sitio.