Enfermedades - molestias

Los peores hábitos tóxicos en el embarazo que toda mujer debe evitar


Te vamos a dar una mala noticia, o quizás no es tan negativa, porque después de leerlo podrás decidir si cambiar algo de tu vida o no, sobre todo si entre tus planes está aumentar la familia. ¿Sabías que todo lo que nos rodea contiene productos químicos? En el baño, en la cocina, en el comedor... Si estás embarazada o planeas quedarte embarazada, ¡estos son los peores hábitos tóxicos en el embarazo que toda mujer debe evitar!

Nos ayudan todos los días, por ejemplo, los cosméticos nos permiten disimular nuestra cada de sueño cuando llegamos a la oficina o, los productos de limpieza, a tener la casa en mejor estado. En la mayoría de las situaciones, los productos químicos nos facilitan la vida y no estamos preparados para prescindir de ellos, pero quizá deberíamos limitar nuestra exposición a tantos químicos. ¿Cómo evitar que la embarazada esté expuesta a tantas sustancias tóxicos que puedan llegar a afectar al bebé durante el embarazo?

- Elimina el polvo una vez por semana de los muebles de la casa para evitar que se acumulen sustancias tóxicas que podemos respirar.

- Ventila las habitaciones de tu hogar familiar al menos dos veces al día.

- Si has comprado algún mueble nuevo (es muy normal que hayas adquirido mobiliario para la habitación de tu bebé), airea la casa con más motivo y, sobre todo, durante más tiempo.

- Trata de no permanecer cerca de dispositivos electrónicos, preferiblemente durante el momento de irte dormir.

- Evita estar en contacto con pinturas, latas de aerosol y tintes para el cabello.

- Busca perfumes sin cosméticos. Y, en cuanto a los pintalabios, los lápices de ojos o pintauñas, debes saber que muchos tienen plomo.

- No abuses de las colonias durante esta época tan maravillosa de tu vida.

- Reduce, siempre que puedas, el consumo de alimentos en lata o en bolsas de plástico (contienen Bisfenol A).

- Lava bien la frutas y verduras antes de cocinarlas e intenta no utilizar sartenes antiadherentes (contienen pefoas).

- Nada de alimentos con conservantes, ni colorantes, ni aditivos.

- Limpia bien las cucharas, tenedores y cuchillos nuevos antes de usarlos.

- Cuidado con el agua del grifo, ¡puede contener detergentes o metales pesados que no somos capaces de asumir durante el embarazo! Para ello se recomiendan los filtros de ósmosis inversa, que filtran este tipo de sustancias.

- Toma solo medicamentos y suplementos alimenticios en consulta con tu médico.

Y te contamos todo esto porque algunos productos químicos pueden ser disruptores endocrinos potenciales o alergénico en el embarazo y, también, pueden provocar parto prematuro.

La cantidad de productos químicos a los que está expuesta la mujer embarazada puede tener un impacto en el desarrollo del niño. Y es que, aunque la placenta debería proteger al bebé, ¡no es 100% cierto! Se han hecho estudios en los que se han encontrado más proporción de sustancias de este tipo en el líquido amniótico que en la sangre materna.

El grado de afección dependerá, también, del impacto de ese tóxico en la mujer.

- Si es en una etapa pre-concepcional, lo que habrá serán dificultades para quedar embarazada.

- Si es un fase peri-concepcional, es decir, primera y segunda semana tras la fecundación, la exposición a los tóxicos podría producir abortos espontáneos.

- Si es un momento embrionario, sobre las 3-8 semanas, se podrían dar malformaciones en mayor o menor medida dependiendo de la sustancia.

- En una etapa más tardía, por ejemplo, la fase fetal (a partir del tercer trimestre), podría haber un efecto en el crecimiento, parto prematuro, muertes fetales...

Si ya has estado cuidándote durante todo el embarazo, ¡ahora no puedes parar! Tienes que continuar con esa nueva filosofía de vida que has querido y, sobre todo, debes ponerla en práctica ahora que tu pequeño está contigo. A continuación, te vamos a dar unos consejos muy útiles:

- Selecciona productos sin perfume cuando compres toallitas húmedas, productos de higiene y lavado polvo.

- Lava toda la ropa de tu pequeño antes de comenzar a usarlo, incluso, los baberos. Cuando decimos todo, ¡es todo!

- Evita usar a diario lociones, jabones y similares sobre la piel del bebé.

- Hazte con pañales que no contengan perfume ni colonia.

- No adquieras productos que estén hechos con PVC blando, ya que pueden contener ftalatos.

No olvides que, debido a su pequeño tamaño y a su etapa de comportamiento y desarrollo, los bebés son particularmente sensibles a los productos químicos. Estos mismos consejos y los mencionados más arriba te servirán también para el momento que estés amamantando.

Puedes leer más artículos similares a Los peores hábitos tóxicos en el embarazo que toda mujer debe evitar, en la categoría de Enfermedades - molestias en sitio.

Video: CUERPO VITAL - Cómo Fortalecer el Sistema Inmune con el Dr Arturo OByrne (Diciembre 2020).