Ser madres y padres

13 preguntas para saber cómo estás educando a tus hijos


¿Por qué los niños no vendrán con un manual debajo del brazo? Quizás así sería más fácil. Los padres sabríamos lo que tendríamos que hacer y, en consecuencia, ellos estarían mejor. Entonces, si estuviese todo tan programado, ¿dónde quedarían los momentos de pedir perdón y de abrazarse, por ejemplo? Ser padres es difícil, pero es la mejor aventura a la que una persona se puede enfrentar, ¡es subirse a la montaña rusa de las emociones! Pero como las dudas surgen de vez en cuando, aquí tienes 13 preguntas para saber qué tipo de educación estás dando a tus hijos y si estás poniendo tus intereses frente a los suyos.

Educar, sin duda, es una de las tareas más complejas y difíciles a las que los padres y madres nos enfrentamos. Son tantos aspectos que a veces como padres no sabemos resolverlos o nos perdemos. En nuestra vida cotidiana familiar nuestros valores salen, se muestran; y también lo hacen nuestras reacciones y palabras, que son aprendidos e integrados en las vidas de nuestros hijos y... ¡esto tiene un montón de consecuencias, buenas y malas!

Los padres, en ocasiones, nos sentimos inseguros o no reaccionamos en coherencia con lo que decimos. Una gran responsabilidad pesa sobre nosotros, porque no es fácil. Además, sabemos que el mundo en el que vivimos y al que sabemos que nuestros hijos habrán de enfrentarse antes o después está lleno de desafíos y problemas que tendrán que aprender a superar. Todo eso y, mucho más, nos crea incertidumbre, inseguridad, y en ocasiones miedo y desasosiego… ¡Es normal, respira!

Por ello, lo importante es que puedas facilitarle las vías para que desarrollen su fortaleza, su conocimiento interno, sus capacidades, sus potenciales, su mundo interior y el equilibrio que ya yace dentro de ellos mismos. De esta manera podrán elegir con sabiduría, para que sean buenos en lo que hagan y para que gracias a ello sean siempre triunfadores en sus propias vidas, metas y anhelos propios.

Si estás leyendo este artículo es por que eres un padre o madre consciente, al que le preocupan cuáles son los aspectos más importantes para el crecimiento y correcto desarrollo de tus hijos en el mundo. Y por ello queremos animaros a comenzar, por vosotros mismos, esta labor de autobservación de valores y reacciones propios para con nuestros hijos en la cotidianidad de cada día.

Busca un momento que estés en casa y piensa relajadamente. Te queremos proponer un juego u actividad de reflexión para que puedas analizar la respuesta en tu caso, ya que cada una de estas preguntas te hará tomar conciencia de que proyectas en la educación del día día de tu/s hijos veces conscientemente y otras inconscientemente, y poder así establecer quizá algún cambio de reacción o simplemente para darnos cuenta de los patrones que estás enseñando a tus niños.

1. ¿Que esperas de tus hijos?

2. ¿Crees que tus expectativas van en coherencia con sus capacidades y sus necesidades propias, su felicidad o con la tuya?

3. ¿Crees que tus actitudes como padre o madre ayudan o dificultan que tu hijo/a llegue a cumplir con tus expectativas sobre ellos?

4. ¿Practicas el ejemplo, tanto en aspectos cotidianos de hábitos, como en formas de pensar o hablar?

5. ¿Has tratado de ponerte en su lugar, tratar de ver el mundo a través de sus ojos y de su edad?

6. Si tienes más de un hijo, ¿consideras las diferencias de personalidad y cualidades tratando a cada uno a través de sus necesidades personales? Reflexiona profundamente sobre esto ¡es importante!

7. Cuando hay alguna situación de estrés o tensión, ¿controlas tus nervios? ¿qué formato manejas: el de la calma y la comunicación o pierdes el control y los nervios reaccionando mal? ¿Te arrepientes después?

8. ¿Sabes poner límites con firmeza y con argumentos coherentes o tu palabra la quiebras tú antes que ellos, perdiendo así el poder de tu palabra?

9. ¿Escuchas internamente a tu hijo? ¿Quién es? ¿Respetas sus gustos y emociones?

10. ¿Aceptas a tu hijo como es, con sus cosas mejores y peores?

11. ¿Le pides disculpas cuando te equivocas o te contradices en algo? ¿O cuando traicionas su confianza?

12. ¿Le haces comparaciones de cómo él debería de ser o a donde debe llegar en la vida?

13. ¿Le facilitas las herramientas que él necesita conforme es y expresa o quieres que simplemente vaya por el camino que mejor te venga, más cómodo para ti?

Esperamos os sea constructivo este ejercicio para padres, que os ayude a abrir vuestra mente frente a la educación de vuestros hijos y que os permite encontrar vuestro lugar y vuestro papel en la familia.

Después de responder con sinceridad a las preguntas que te he lanzado a continuación, toca el momento de actuar y de pensar cómo les podemos dar lo mejor a nuestros hijos. ¿Sabías que el yoga te puede ayudar en tu objetivo? Y es que la práctica de esta disciplina oriental tiene muchos beneficios para el desarrollo de tus hijos.

Uno de los primeros y, quizás más importante y determinante, es que mejora la autoestima del niño y potencia también la confianza que pueda tener en uno mismo. Eso por no hablar de que hace que el niño sea más sociable y le cueste menos la relación con los demás.

Otro de los beneficios de hacer yoga es que enseña a canalizar las emociones, a serenar las mentes inquietas y a fomentar actitudes positivas y despiertas. Si su práctica es firme en el tiempo, permitirá que la persona tenga buenos hábitos de salud y bienestar.

Puedes leer más artículos similares a 13 preguntas para saber cómo estás educando a tus hijos, en la categoría de Ser madres y padres en sitio.

Video: Lograr el respeto de tus hijos sin pelear Por el Placer de Vivir con el Dr. César Lozano (Diciembre 2020).