Poesu00edas

Hormiga holgazana. Poema corto con pictogramas para niños desordenados


A los niños les encantan los cuentos y las poesías infantiles con pictogramas porque pueden participar en su lectura, incluso si aún son muy pequeños para saber leer. En esta ocasión, te traemos un divertido poema corto con pictogramas escrito por Marisa Alonso que se titula 'Hormiga holgazana'. Está dedicado a esos niños desordenados que no suelen ayudar en casa con las tareas del hogar.

Si es el caso de tu hijo o hija, no dudes en leer estos versos con él o ella. Los niños deben ayudar en las tareas domésticas desde que son pequeños, siempre ajustando los encargos a su edad y habilidades. Es una forma para transmitirles responsabilidad, pero también fomentar su autonomía.

Como verás, el poema de la hormiga holgazana está compuesto por 7 estrofas y cada una de ellas tiene 4 versos. ¡Que disfrutéis mucho con la lectura! Por si queda alguna duda sobre las ilustraciones que hemos utilizado para crear los pictogramas, también te hemos dejado el poema completo escrito con todas las palabras y, un poco más abajo, el glosario con todos los términos que hemos utilizado.

¡Vamos allá con la poesía de la hormiga más holgazana!

El tronco de una palmera

que de nada se conocen,

para nada son amigas.

Refunfuñaba una de otra

porque allí llegó primero

el polvo del hormiguero.

Barría y fregaba platos,

dejaba todo ordenado,

y cuando volvía a casa

lo hallaba desordenado.

Protestaba y protestaba

y decidió al fin callar

pues no servía de nada.

Ese cambio de actitud

a la hormiga hizo pensar

y la que era una holgazana

empezó a colaborar.

Limpió el polvo, lavó platos,

puso bonitos floreros,

ordenó toda la casa

y en la mesa este letrero

Espero que me perdones,

me gusta tu compañía

y a partir de ese momento

Si os ha gustado esta poesía infantil, dedicada a todos los niños que deben empezar a ayudar más en casa y a cumplir con sus encargos, ¡ha llegado el momento de hacer algunas actividades! Son ejercicios muy sencillos (que puedes adaptar a la edad y conocimientos de tus hijos) y que les ayudarán a comprender mejor el sentido de la poesía y lo que queremos trabajar con ella.

1. Comprender bien todos los pictogramas del poema
Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que nuestro hijo ha comprendido bien todas las palabras que aparecen en la poesía. Pregúntale si hay algún concepto que se escape a su vocabulario y explícale el significado de dicha palabra.

Si lo estimas conveniente (y si tu hijo ya tiene una edad suficiente), también puedes buscar lo que no haya entendido en el diccionario. De esta forma, le vamos inculcando cómo se usa esta utilísima herramienta al tiempo que le enseñamos que siempre podemos encontrar solución a los problemas o dificultades que se ponen en nuestro camino.

En cualquier caso, para disipar cualquier duda que haya podido quedar, a continuación te proponemos el glosario de términos con el significado de todos los pictogramas que hemos usado en el anterior poema.

2. Algunas preguntas de comprensión lectora
Una vez que ya sabemos que el niño comprende el significado de todas las palabras que aparecen en el poema, podemos ir un poco más allá y descubrir si ha entendido el mensaje que trasladan los versos. Para ello, te proponemos algunas preguntas de comprensión lectora que le puedes plantear:

  • ¿Cómo es la relación de las dos hormigas del poema? ¿Son amigas?
  • ¿Por qué está enfadada una de las dos hormigas con la otra?
  • ¿Qué decidió hacer para que su compañera se diera cuenta de su enfado?
  • ¿Funcionó?
  • ¿Qué empezó a hacer la segunda hormiga?

3. Aprender y recitar la poesía
Si cada miembro de la familia memoriza una de las estrofas de este poema, podréis organizar un divertido recital poético con el que sorprender al resto de la familia o amigos. Además, este es un ejercicio genial para trabajar la memorización de los más pequeños de la casa.

4. Seguir escribiendo más versos para el poema
Y si quieres potenciar a ese poeta o poetisa que tu hijo o hija lleva dentro, plantéale el reto de seguir inventando algunas estrofas para este divertido poema. Seguro que el resultado, aunque no rime, es maravilloso.

[Leer +: Refranes con pictogramas para los niños]

El estudio 'Participación de padres e hijos en los conflictos familiares en la adolescencia y juventud' de Beatriz Rodríguez Ruiz, Sonia Plasencia y María José Rodrigo López (para International Journal of Development and Educational Psychology) explica que el reparto y el cumplimiento de las tareas del hogar es el motivo más frecuente de conflictos familiares.

Dado que en tantas casas esto supone una razón para que aparezcan problemas, los padres debemos asegurarnos de inculcar buenos hábitos y rutinas en casa para que los niños comprendan que también deben participar en el mantenimiento del hogar. Aquí van algunos consejos para conseguirlo:

- Debemos enseñar a los niños que las tareas del hogar son parte de sus responsabilidades en casa. No se trata de obedecer a mamá o papá y hacer lo que dicen, sino que debemos enseñarles que deben hacer sus tareas, porque esa es su responsabilidad.

- Adecuar siempre las tareas de los niños a sus capacidades. Si proponemos encargos demasiado complejos para los niños, según las habilidades que han desarrollado, podemos incurrir en un riesgo para su seguridad así como podemos generarles frustración y sentimiento de querer rendirse.

- Cuando encomendemos a los niños una tarea en casa, debemos enseñarles a hacerla; no podemos esperar que ya sepan cómo recoger sus juguetes o cómo doblar su ropa. Esto significa, que es posible que no lo hagan tan bien como a nosotros nos gustaría, sin embargo, debemos enseñarles a aprender de sus errores y proponerles el reto de ir mejorando poco a poco.

- Enseñar valores como el esfuerzo, la paciencia o la perseverancia hará que los niños cumplan con sus tareas asignadas.

- Hacer un cuadro con los encargos de toda la familia y ponerlo en un lugar visible de la casa. Aunque los niños no sepan leer aún, cuando vean esta tabla de rutinas, se acordarán que deben cumplir con su tarea.

- Siempre debemos tener paciencia, porque es normal que los niños no hagan bien sus tareas a la primera (y su habitación no quede tan colocada como nos gustaría o que su cama no esté tan bien hecha como queremos). Sin embargo, debemos dejar que sean los niños los que lo hagan y transmitirles que hay que aprender poco a poco estos hábitos de orden.

Puedes leer más artículos similares a Hormiga holgazana. Poema corto con pictogramas para niños desordenados, en la categoría de Poesías en sitio.


Video: Cuentos de cuarentena La hormiga holgazana (Septiembre 2021).